Lugar ideal para disfrutar de tranquilidad en un entorno natural casi intacto, de vistas paisajísticas de gran belleza, de la riqueza cultural del Valle de Boí en su excepcional conjunto de iglesias románicas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y de todo un abanico de deportes tanto en invierno como en verano.